Desde hace algún tiempo, se viene hablando del fin del marketing directo. Algunos lo tachan de un soporte publicitario agonizante.

Todo lo contrario, es un enfermo que goza de una excelente salud.

Al contrario de lo que muchos pueden pensar, el reparto de publicidad en buzones (folletos, revistas, vales descuento o muestras) sigue siendo muy utilizado por las empresas gracias a su bajo coste y muy efectivo, con una buena planificación y producto.

Los métodos son los mismos, pero la forma de ilustrar sus mensaje son distintos, acorde con los tiempos que corren.

El buzoneo profesional se ha impuesto. Atrás quedaron los amigos, sobrinos o conocidos que mal distribuían nuestros mensajes.

Estamos en el momento de la especialización, en el que se saca a la luz todos los errores cometidos en el pasado: folletos o flyers sin contenido, sin imagen, con unos textos imposibles de leer y con una distribución desastrosa para abaratar los costes.

Estamos en los días de contenidos agresivos, directos, veraces y fácilmente digeribles por los consumidores.

Pero de nada sirve hacer unos folletos estudiados si luego somos incapaces de hacerlos llegar a su destino de una manera óptima.

En Publihoy, la experiencia nos ha enseñado que no es cuestión de cantidad y rapidez, y si de elegir perfectamente las zonas de distribución masiva, los días y la antelación necesaria de nuestras ofertas impresas.

No puedes dejar en manos de cualquiera tu negocio, tus ofertas y mensajes.

Nuestro consejo desde Publihoy es dividir el buzoneo en diferentes oleadas. No solo en un reparto. Con los sucesivos impactos se conseguirá la consolidación del mensaje publicitario, marca, oferta, etc.

El buzoneo único no nos valdrá para lograr los resultados esperados. Piensa que la publicidad es una carrera de fondo, no de velocidad.

El buzoneo es sencillo de contratar, con presupuestos muy ajustados y con la posibilidad de modificaciones de última hora sobre la marcha (detener, cambiar de zona, aumentar…)

En Publihoy ofrecemos un sistema con el que trabajamos desde hace muchos años y con excelentes resultados: apuntamos calle, portal y buzones utilizados, que son remitidos inmediatamente al cliente para su propio control o mera información. De esta manera sabemos las distintas posibles incidencias y ayudamos al cliente a ahorrar a la hora de imprimir folletos, ajustándonos a la realidad, para posteriores oleadas.

Finalmente recordar la necesidad de realizar un diseño y una impresión acorde con nuestras necesidades.